Somos seres “deseantes” no solo complacientes

En nuestra sociedad, lamentablemente, todavía existen estereotipos que limitan la forma en que vemos y entendemos la s3xualidad de las mujeres. Uno de los estereotipos más dañinos es la tendencia a encasillar a las mujeres que son abiertas y seguras de sí mismas en su s3xualidad como objetos destinados únicamente al placer s3xual, en lugar de considerarlas como posibles compañeras a largo plazo.

Es fundamental superar esta visión estrecha de la sexualidad femenina y abogar por una comprensión más profunda y respetuosa de las mujeres y sus deseos.

1. La Doble Moral: existe una doble moral en torno a la sexualidad, donde los hombres que son sexualmente activos son elogiados, mientras que las mujeres que expresan su sexualidad son juzgadas negativamente. Esto crea un sesgo de género que perpetúa la idea de que las mujeres no pueden ser seres s3xuales y emocionales al mismo tiempo, lo que socava la posibilidad de verlas como compañeras a largo plazo.

2. La Autenticidad: Cada persona tiene el derecho a vivir su s3xualidad de manera auténtica, sin importar su género. Es importante reconocer que la expresión de la sexualidad es un aspecto natural y saludable de la vida de una persona. No deberíamos limitar a las mujeres a roles predefinidos basados en estereotipos desactualizados.

3. Comunicarnos: En lugar de asumir que una mujer s3xualmente segura solo busca una relación casual, es crucial establecer una comunicación abierta y sincera en cualquier relación. Las mujeres tienen deseos, necesidades y objetivos diversos en la vida, al igual que los hombres somos seres deseantes. La única forma de comprender sus intenciones es hablar y escuchar atentamente.

4. Redefiniendo el Éxito de las Relaciones: El éxito de una relación no debe medirse únicamente en términos de compromiso a largo plazo o matrimonio. Cada relación es única, y lo que es más importante es que ambas personas encuentren la felicidad y satisfacción en ella, independientemente de su duración.

5. La Evolución de las Normas Sociales: La sociedad está en constante evolución, y las normas sociales deben evolucionar con ella. A medida que avanzamos hacia una mayor igualdad de género y una comprensión más profunda de la sexualidad humana, debemos abandonar los estereotipos anticuados que limitan a las mujeres y dar paso a una visión más amplia y respetuosa de su papel en las relaciones.

Es esencial reconocer que la sexualidad de una mujer no define su valía como compañera a largo plazo ni significa que no puede comprometerse. Una mujer puede desear, no solo complacer. Cuando actualicemos (como sociedad) esos estereotipos dañinos y tratemos a cada individuo como una persona única con deseos, necesidades y objetivos únicos en la vida podremos construir relaciones más saludables y significativas.

Plataforma

MENOS PAUSA LIFE

Podcast

ESTO SE PONE MEJOR

estoseponemejor
solopidemelo-82 1

¿Quieres Contactarme?

Solo Pídemelo

15 + 12 =

roja